Noticias

Cuidar prendas de punto

Esta temporada no pueden faltar en tu armario las prendas de punto. Son tendencia este otoño-invierno y es una suerte, porque además de cómoda, podrás ir abrigada y con estilo. Pero no tenemos que olvidar que el punto, requiere más mimos que otros tejidos. Siguiendo estos consejos, mantendréis nuevas vuestras prendas de punto por mucho tiempo.

  1. Mira la etiqueta de la prenda, ahí te indica la composición e instrucciones de lavado. Las prendas de tejidos naturales, hay que lavarlas siempre a mano. Utiliza un jabón que no requiera ser enjugado, así ahorrarás una gran parte de trabajo. Pon la prenda a remojo en agua y jabón a una temperatura inferior a 30 grados, un máximo de 5 minutos. Transcurrido este tiempo, retira y y quita el exceso de agua de la prenda. IMPORTANTE no retorcer nunca la prenda, porque se pueden destruir las fibras. Podemos exprimir suavemente o envolver en una toalla y apretar para que la toalla absorba la mayor parte del agua. A continuación introducimos la prenda en una bolsa de lavado y la metemos en la lavadora en un programa de giro medio-bajo. Verás que sale casi seca.
  2. Si la composición contiene una parte de acrílico, puedes lavar la prenda a máquina utilizando un programa para ropa delicada. Antes de lavarla asegúrate de darle la vuelta para evitar roces.
  3. El punto se debe de secar en plano para evitar que se deforme la prenda y para que los estampados y dibujos se vean como realmente son y se vuelvan más bonitos a la vista. Podemos colocar la prenda en una toalla grande y dejarla para el día siguiente.
  4. Hay que procurar lavar el punto cuando sea realmente necesario para evitar que se vaya gastando. Algunas prendas como los jerseys, los chalecos o las chaquetas, no están directamente en contacto con la piel y no es necesario lavarlos tan a menudo como una camiseta o un pantalón. Además, con este gesto también contribuirás a mejorar el medio ambiente por el ahorro de agua.
  5. Ahora que ya tienes la prenda limpia y seca, te recomiendo doblarla. Si la cuelgas en una percha el punto cede, se estira y se deforma. Si no te queda más remedio que colgarla, hay trucos como doblar la prenda hombro con hombro y colgarlos sobre la percha.
  6. Compra un quitapelusas. Es un aparato muy económico, parecido a una pequeña maquinilla de afeitar y es indispensable en cualquier armario. La pelusa sale con el desgaste producido por el roce en zonas como las axilas o en los laterales de los brazos o los bolsos que se mueven todo el rato. Si quitas la pelusa cuando sale, evitarás que se formen grandes nudos feos y mantendrás la prenda como nueva durante mucho más tiempo.
  7. Cuando llega el buen tiempo, hay que guardar las prendas de punto y es importante hacerlo adecuadamente para mantenerlas en perfecto estado. La prenda debe de estar completamente seca y limpia para mantener alejadas a las polillas o cualquier otro tipo de bichos. Un enemigo de las polillas es por ejemplo la madera de cedro. En el mercado se venden bolas de cedro, En la bolsa donde empaques las prendas (preferiblemente con cierre zip) introduce algunas de estas bolas (son muy eficaces). También puedes fabricar un saquito antipolillas casero: en un retal de algodón, mezcla un poco de lavanda seca, una ramita de canela y una pizca de romero seco y ciérralo con unas puntadas o atado con un cordel. Además de proteger tus prendas de estos bichitos, le proporcionarás un olor muy agradable.

Espero que estos consejos os hayan servido de ayuda y que vuestras prendas duren mucho tiempo.

Share this post
Abrir chat